goes-r

Shields Up! (¡Escudos arriba!)

An astronomer first observed and reported a solar flare in 1859.

The flare was so huge the Northern Lights were seen all the way to Central America!

Shields Up! (¡Escudos arriba!)

¡Salvemos los satélites!

Imagen de la página emergente del juego de los escudos arriba.

En "Shields Up!" (¡Escudos arriba!), el satélite GOES-R advierte que se acercan malas condiciones climáticas en el espacio. Tu trabajo es proteger a todos los demás satélites de la Tierra del daño. Haz clic aquí para jugar


La historia de una extraña noche de tormenta (solar)...

El cielo nocturno brilla con una luz de color rojo y verde.

Esta aurora se vio el 5 de noviembre de 2001 en el Observatorio a energía solar Marstown en New Windsor, Maryland.


Es una noche de agosto calurosa y húmeda en Florida. Común y corriente, excepto por una sola cosa. Cortinas de luces brillantes de color rojo y verde danzan en el cielo. ¿Se está incendiando el pantano?

No. La Aurora Boreal, o Luces del Norte, iluminan el cielo. Esto sucedió en 1859, y pocos habitantes de Florida han visto antes una aurora. Están sorprendidos y atemorizados.

Pocos días más tarde, el 1 de septiembre, el astrónomo inglés Richard C. Carrington está estudiando un grupo de manchas solares (a través de filtros oscuros que protegen su vista, por supuesto). Alrededor de las 11 de la mañana, observa un destello súbito de luz blanca intensa desde la zona en la que están las manchas solares. Diecisiete horas más tarde, el cielo nocturno en América del Norte y hacia el sur hasta Panamá en América Central se ilumina como si fuera de día. Es otra ola de auroras incluso más brillantes. Las personas leen los periódicos a la luz del día. Los mineros del oro en las Rocallosas se levantan y preparan café, tocino y huevos a la 1 de la mañana porque piensan que ha salido el sol en un día nublado.

Esquema de la zona de las manchas solares hecho por Carrington.

Dibujo de la mancha solar en la que se originó el destello solar, hecho por Carrington.

Pero están sucediendo cosas más extrañas aún.

Los instrumentos que miden los cambios en el magnetismo de la Tierra se están comportando de manera muy errática; sus agujas se atascan en los indicadores del extremo más alto de la escala. Picos de electricidad se registran en los sistemas telegráficos del mundo, y nadie puede enviar mensajes.

¿Qué está sucediendo?

En 1859, incluso los científicos no entendían qué causaba las auroras y las alteraciones eléctricas y magnéticas asociadas con ellas. Con el tiempo, determinaron que las auroras son provocadas por acontecimientos violentos en el Sol. Estas tormentas solares pueden expeler enormes nubes de gas electrificado y polvo a hasta 2 millones de millas por hora. Si esta explosión de partículas de alta energía llega a la Tierra, puede distorsionar y alterar transitoriamente el campo magnético de la Tierra.

More Less
More Less