¿Para qué nos sirven los avances de la tecnología espacial aquí en la Tierra?

Nuestros amigos del Parque Zoológico de Alexandria, en Louisiana, que me hizo esta pregunta.

La Tierra tal como la vieron los astronautas de la Apolo 17.Todos hemos visto imágenes del hermoso globo azul de la Tierra tomadas desde el espacio. Algunas de esas primeras imágenes fueron tomadas por los astronautas del programa lunar Apolo. Ellos describieron qué se siente al ver toda la Tierra de una vez, nuestro chispeante planeta azul con su delicado manto de aire y nubes, solos allá arriba, flotando en la oscuridad del espacio. Las imágenes de la Tierra enviadas por lejanos vehículos espaciales tales como el Voyager y el Galileo en su ruta hacia otros planetas de nuestro sistema solar, nos han asegurado —aún más que nunca— cuán pequeño, frágil y bello es nuestro hogar. Al mirar estas imágenes, no puedo evitar sentirme orgullosa de mi mundo, así como agradecido y con deseos de protegerlo.

Incendios forestales de octubre de 2003 en el sur de California, vistos con el instrumento MISR.Sin embargo, la tecnología espacial hace mucho más por la Tierra y sus habitantes que inspirarnos con bellas imágenes de nuestro hogar. Probablemente tú ya estés familiarizado con el uso de los satélites para transmitir señales de TV y llamadas telefónicas, así como con los sistemas de navegación satelitales (tales como los que se usan en automóviles y aviones). En cambio, tal vez no sepas cómo los satélites nos ayudan a comprender y cuidar nuestro planeta. Los satélites en órbita terrestre estudian los océanos, la atmósfera, las nubes, el tiempo, las selvas subtropicales, los desiertos, las ciudades, las granjas, los glaciares y casi todo lo que está sobre la superficie terrestre e incluso debajo de ella.

Es muy importante para el futuro de la vida en nuestro planeta comprender cómo lo que hacemos afecta el delicado equilibrio del medio ambiente. Usando la información satelital, hemos comenzado a entender cómo nuestra atmósfera es afectada por la contaminación o polución producida por los automóviles, las fábricas e incluso los artefactos domésticos. Por ejemplo, sabemos que ciertas clases de contaminación del aire destruyen la capa de ozono en la parte más alta de la atmósfera. El ozono nos protege a nosotros y a otros seres vivientes contra los perjudiciales rayos ultravioletas del sol. Los satélites muestran que el ozono está desapareciendo en ciertas regiones de la Tierra. De esta forma, sabemos que debemos hallar y usar compuestos químicos que sean menos dañinos para la atmósfera.

Vista del huracán Isabel formándose en medio del Atlántico, tomada por el satélite GOES Este.Usamos los satélites para predecir el tiempo. No podemos cambiar los factores meteorológicos, pero el tener una idea acerca de cómo cambiará el tiempo nos da la oportunidad de prepararnos. Los dos satélites GOES, estacionados a gran altura sobre las costas este y oeste de los Estados Unidos, nos permiten hacer el seguimiento de huracanes y otras tormentas a medida que se desarrollan. Esta visión desde el espacio nos proporciona suficiente advertencia de los fenómenos peligrosos para prepararnos e incluso evacuar las áreas vulnerables que pueden ser afectadas por el huracán.

Datos de TOPEX que muestran el estado de El Niño.Otros dos satélites, TOPEX/Poseidon y Jason-1, estudian los océanos. Nos han ayudado a comprender el complejo movimiento de las aguas oceánicas y a realizar predicciones meteorológicas a largo plazo. Puesto que los océanos almacenan mucho calor, tienen un fuerte efecto sobre los factores climáticos. Estos satélites observan el fenómeno conocido como El Niño, por el cual se acumulan en el Océano Pacífico, cerca de América del Sur, aguas anormalmente tibias que causan lluvias muy copiosas en ciertas partes del mundo y sequía en otras.

Selvas subtropicales que desaparecen en Bolivia.Algunas partes remotas del planeta son imposibles de vigilar excepto desde el espacio. Las imágenes satelitales frecuentes de una selva subtropical pueden mostrar la rapidez con que se reduce este precioso hábitat. Las vistas de los polos norte y sur tomadas desde el espacio nos permiten monitorear el derretimiento de los glaciares, que es un importante indicador del calentamiento global y de la posible inundación de las regiones costeras.

Los satélites que estudian la tierra no son simplemente cámaras comunes colocadas en el espacio. Muchos de ellos cuentan con instrumentos especiales que miden la luz que nuestros ojos no pueden ver y pueden revelar información importante, tal como la altura de los océanos en toda la Tierra y la velocidad del viento en el interior de las nubes. El vehículo espacial Earth Observing 1 tiene un instrumento tan sensible al color que puede distinguir entre tipos diferentes de árboles de un bosque y mostrar dónde puede haber árboles enfermos. Otros instrumentos pueden medir la altura y el espesor de las nubes y cuánta agua contienen.

La tecnología espacial nos ha ayudado a comprender cómo funciona la Tierra y cómo podemos contribuir a mantenerla sana. En The Space Place podrás ver hermosas imágenes de nuestro mundo, tomadas desde el espacio por el satélite Landsat, y jugar a ” la tierra como arte "Spuzzles."